Aceptarse

Aceptarse,


Me he quedado un buen rato parada frente al ordenador intentando ordenar mis ideas para poder hablar de este tema. Y es que la idea de hablar sobre la aceptación de uno mismo no surge de mí, sino de una madre de un grupo de Facebook que rauda y veloz, ante mi invitación a visitar mi canal de youtube, contestó que si hablaba, aparte del tema de “perder peso” de aceptarse a uno mismo con los kilos y las estrías.

Y pensé, pues no lo había pensado, pero creo que es un tema muy interesante para todo el mundo, esté o no en fase del post parto.


Voy a abordar este tema de la auto-aceptación en dos partes, la parte que es, por así decirlo “mental”, que es la de este post, y luego pequeños trucos para sentirse mejor, para el siguiente.

Para aceptarse lo primero que hay que hacer es conocerse, y para ello vamos con unos ejercicios, los podéis hacer escritos o pensarlos mentalmente (si son escritos tendrá más fuerza).


Primero: cómo es mi cuerpo, en qué punto está ahora, ejemplo: tengo tantos años, peso tanto, tengo tal talla, etc, y paso de este primer ejercicio al siguiente. No le demos muchas vueltas a esta primera parte, dejar fluir los pensamientos negativos, estamos siendo sinceros y por así decirlo “métricos” sin carga emocional a estos resultados.



Siguiente: Cómo soy yo, qué me gusta, que me hace sentir bien. Importante: centrarse en todos esos aspectos positivos que conforman mi persona, (esto me recuerda a Marie Kondo, con lo de “me hace sentir feliz”), pero es así.


Elaborar una lista de lo que me gusta, me ayuda a centrarme en las cosas positivas de mi personalidad. Por ejemplo, a mí me gusta leer, tomar té por las mañanas, ir a una cafetería y tomarme un dulce con un chocolate caliente, tener todas las cosas hechas de mi “to do list” para ese día, que mi casa esté limpia, mirar ropa por internet y comprar, hacer ejercicio (o el momento de después de hacer ejercicio) etc.



Next: Qué hago bien, qué valoro yo positivamente de lo que hago, por ejemplo: se me da bien cocinar, organizar, hacer sentir tranquilo a alguien, peinar, ser puntual, lo que queráis.

Repito, sólo centrarse en lo positivo, y dejar pasar esos pensamientos que vienen a contradecir lo positivo: me gusta el chocolate (pero engorda muchísimo y no debo tomarlo), me gusta que mi casa esté limpia (pero siempre lo acabo haciendo todo yo y no tengo tiempo para todo), se me da bien cocinar (pero odio el ir a la compra todas las semanas)…



Los pensamientos negativos vienen a nuestra mente a tomar fuerza y hacernos sentir mal, a veces no son ni nuestros, sino los que hemos escuchado mil veces (el chocolate engorda), y los hemos aceptado cómo válidos para nosotros.


Así que, con estas tres listas de información, ya podemos vislumbrar cómo somos, al menos podemos hacernos una idea general, como veis ha sido algo rápido.


Y ahora qué? Ya me he aceptado? Porque a mi me siguen sin gustar las estrías de mi barriga :D

Siempre hay cosas que no nos gustan, la aceptación no es que nos guste todo, sino vivir con aquello que no. Para ello es importante hacer como una suma, si yo pongo en balanza lo que me gusta, lo que me hace sentir bien, en lo que soy buena y en el lado contrario todo aquello que no me gusta, la balanza tiene que dar positivo para poder aceptarme. Porque todo este “paquete” positivo pesará más que lo negativo y mi mente empezará a no “ver” tanto lo negativo.


Tengo estrías?, sí, pero que bien se me da el taparlas con este pantalón que me queda bien, tengo 10 kilos más de los que “debería” o me gustaría, pues si, y hoy mi cara está genial porque me he hecho una raya en el ojo fantástica, y así nos vamos auto- contestando con esa lista de cosas positivas.


Aceptarse es un proceso, no es un click, aceptarse es entrenar a nuestra mente a pensar diferente a como piensa, aceptarse es asumir que hay cosas que no nos gustan, pero vamos a mirar lo que sí para que esas que no pierdan fuerza y no se conviertan en la parte central de cuando hablo o pienso sobre mí misma.

Por eso es importante tener esas listas escritas, para poder repetirlas una y otra vez cada vez que ese pensamiento negativo recurrente inunde nuestra mente.



No se trata de eliminar lo negativo,sino de añadir positividad,dos pensamientos, donde sólo había uno negativo, ponemos otro positivo, y ya hay más positividad que antes. Poco a poco este pensamiento positivo irá tomando fuerza, porque a base de repetición podremos creerlo tanto como creemos el negativo. Además tendrá más fuerza y será más especial, porque nosotros hemos creado el pensamiento positivo, es nuestro y estamos trabajando para hacerlo fuerte.


Y cómo en todo, poco a poco al pensar en lo positivo, iremos encontrando más cosas positivas, si estábamos buscando lo que nos gusta y nos sorprenderemos en unas horas diciendo, ostras, pues esto también me gusta.


Recapitulando:

- Cómo soy: descripción métrica, sin carga emocional

- Qué me gusta: todo lo que queráis, sin filtros

- Qué se me da bien: desde lo más pequeño a lo más grande


Todo esto tiene que ser información de ahora, sed sinceras, es un trabajo para vosotras, nadie lo va a ver. Y escribidlo, la palabra escrita se olvida menos, lo escrito permanece, tened una lista en el móvil si queréis, para añadir cosas cuando se os vayan viniendo a la mente, un grupo de whassapp contigo misma.


Y sí, tienes tiempo, son 3 listas simples, y positivas. No tienes tiempo para pensar en positivo?.


Recuerda, a mis pensamientos negativos, les añado uno positivo para que la mente empiece este proceso de tener algo positivo en lo que pensar. No eliminamos, solo añadimos algo.


Y próximamente, veremos para que más nos sirven esas listas, sobre todo la de lo que me gusta.

Nos vemos en el próximo post.

Cristina

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com